Valor del Mes de Marzo 2013

EJERCITANDO EL VALOR DE LA HUMILDAD

OBJETIVO:

Que cada miembro de la familia identifique con honestidad sus capacidades y sus debilidades, para que determine las áreas en que puede mejorar y solicite la ayuda que necesita de los demás, así como para que reconozca la que él puede aportar.

CONCEPTO:

La humildad es la capacidad de reconocer tanto las propias insuficiencias, como las cualidades y capacidades para aprovecharlas y obrar el bien sin llamar la atención, ni requerir el aplauso ajeno. Si buscamos las raíces de la palabra humildad, nos encontraremos con “humus” es decir tierra, por lo mismo, quien posee este valor es una persona con una visión que acepta nuestra condición, “somos tierra”. El principio y el fin de este valor, es reconocer lo que realmente se es.

La persona humilde se acepta tal como es para tratar de actuar lo mejor posible, es consciente de sus cualidades que pone al servicio de los demás, pero también reconoce sus defectos para superarlos, es objetiva al examinar con claridad lo que es, dando reconocimiento a quienes la han apoyado y siempre actúa conforme a lo que debe.

Conocernos a nosotros mismos es un camino que dura toda la vida, continuamente estamos cambiando, la vida nos exige que seamos auténticos y nos comportemos conforme a lo que realmente somos. Para crecer y mejorarnos o para no permanecer quietos, sin movimiento, debemos detectar cuáles son nuestras limitaciones, de otra forma no podremos hacer nada por reconocerlas, superarlas o aceptarlas. Además es muy importante que las personas sepamos como reaccionamos en los diferentes momentos de nuestra vida, para poder utilizar lo que en nosotros es bueno y poder superar lo que aún es una limitación.

Las personas somos seres sociales que nos necesitamos mutuamente, de hecho, cada individuo posee cualidades que los otros no tienen, cada uno tiene capacidades muy personales para ir haciendo las cosas cada vez mejor. En la familia todos formamos un conjunto que debe ser armónico y todos somos responsables de hacer brillar nuestras posibilidades al servicio de los demás.

La humildad es importante para poder mantener relaciones humanas de calidad, ya que las personas que carecen de este valor caen en los vicios del engreimiento y de la falta de modestia, tienden a sobre valorarse y compararse equivocadamente con los demás, una persona soberbia no se deja ayudar y trata de hacer las cosas como si tuviera todas las perfecciones, pero como esto no es real, se encierra en sí misma y comete muchos errores. Una persona que no es humilde no crece porque no es capaz de reconocer lo que le hace falta. Las personas que crecen con una falsa imagen de sí mismas, poco a poco van perdiendo objetividad de sus posibilidades y de sus limitaciones, por ello, se creen muy por debajo o muy por encima de lo que pueden hacer y esto les acarrea desagradables consecuencias.

La mejor etapa de la humildad es cuando una persona se da cabal cuenta de que le falta mucho por mejorar y que todo lo que haga debe ser dirigido a conseguir esta superación, sin importar el esfuerzo o las dificultades. Esa persona comprende que sus defectos deben ser combatidos con voluntad y que debe acrecentar sus pequeñas virtudes, se reconoce como criatura que se debe a su creador.

Son valores afines a la humildad, la modestia, la flexibilidad, la amistad, la sobriedad, la estudiosidad, la laboriosidad, la generosidad.

COMO TRANSFORMAR EL VALOR EN ACTITUD DE VIDA:

  • Aprender a ser agradecidos
  • Poner atención en los hijos en que vayan desarrollando una Autoestima de forma equilibrada.
  • En familia hacer un ejercicio de reflexión en el que cada miembro, vayan escribiendo las cosas que creen saber o hacer y las que les cuesta trabajo o no pueden realizar.
  • Hablar de las cualidades de cada miembro de la familia.
  • Reconocer con sencillez nuestras habilidades.
  • Estar atentos a aprender de todo y de todos.
  • Enseñarles a reconocer sus errores y cuidar que traten de enmendarlos.
  • Evitar echarle la culpa a terceros o a las cosas, de lo que le pasa.
  • Hacerles comprender que deben dejarse guiar por sus padres y maestros.
  • Comprender la importancia de conocerse a sí mismo para poder mejorar.
  • Hacerles ver que hay que ser dóciles ante el aprendizaje.
  • Hacerles saber que las cosas buenas que pueden hacer las deben poner al servicio de los demás.
  • Hacerles ver que hay que aprender de los errores.
  • Buscar mejorar la relaciones humanas
  • Saber recurrir al consejo y ayuda de las personas autorizadas.
  • Inculcarles el respeto y buena relación con las autoridades
  • Hacerles ver cuándo y por qué deben pedir perdón y cambiar sus actitudes.
  • Luchar contra el engreimiento, la presunción, la falsa modestia, la prepotencia, etc.
  • Saber perdonar y reiterar a la persona la confianza que le tenía antes de la ofensa.

Leave a Reply